Centro de la Vila

En cuanto al núcleo antiguo del pueblo conserva su carácter medieval con calles estrechas y concéntricas alrededor del ya desaparecido antiguo castillo de Orta.

Para salvar los desniveles del terreno las casas se escalonan unas sobre otras y crean una visión cubista del pueblo, visto desde lejos. La parte más interesante del centro histórico es la plaza de la Iglesia y las calles que la rodean, donde encontraremos los edificios más singulares. El conjunto arquitectónico de Horta está declarado Bien Cultural de Interés Nacional y está protegido.

La plaza porticada de Horta es de las más bonitas del país. Esta plaza y los edificios de sillares que lo rodean fueron construidos durante el siglo XVI, en una época de esplendor del pueblo, pero hoy en día todavía se desconocen las circunstancias.

El ayuntamiento es un edificio renacentista del siglo XVI. En la fachada destaca un mural de Fernando VII, en conmemoración de las Cortes de Cádiz. En el desván del edificio está el salón de plenos, presidido por una obra monumental del artista norteamericano Matt Lamb y los bajos se encuentra la antigua prisión de Orta donde hoy en día funciona como sala de exposición .